• Background Image

    ¿Gastamos más con estos simples 7 trucos de precios?

    3 Febrero, 2016

3 Febrero, 2016

¿Gastamos más con estos simples 7 trucos de precios?

Si te acabas de comprar una chompa a US$99.99 o varios álbumes en itunes a US$11.99, no estás solo. La estrategia de precios que terminan en 99 centavos ha existido por décadas y ha influido en casi todos nosotros. Pero no son los únicos trucos que los vendedores aprovechan para ganar más.

7 trucos de precios que te harán gastar más

Los comerciantes utilizan una variedad de estrategias para conseguir que gastemos más -desde el precio de las etiquetas sin el símbolo de la moneda o el establecer un límite de compra por cliente. Y esto ocurre a lo largo de toda la industria de consumo- desde la compra de alimentos y juguetes a los autos y casas.

1. Precios que terminan en 9, 95 o 99.

Conocidos como “precios de encanto”, los precios que terminan en 9, 95 o 99 hacen que los productos parezcan más baratos de lo que realmente son. Dado que las personas leen de izquierda a derecha, son más propensos a registrar el primer número y hacer una conclusión inmediata sobre si el precio es razonable.

Cuando el profesor Robert Schindler de la Escuela de Negocios de Rutgers estudio los precios en una tienda de ropa para mujeres, encontró que la diferencia de un centavo entre los precios que terminan en .99 y .00 tiene “un efecto considerable en las ventas”, donde los precios que terminan en .99 venden mucho más que los que terminan en .00.

Aunque esto funciona hasta en el último dígito de un producto tan pequeño como una descarga iTunes a U$ 1.29, también es efectivo en cualquier cosa que van desde un par de jeans hasta un auto o una casa. Las casa en venta a US$299,000 a menudo se venden más rápido que aquellas que se venden a US$300,000.

2. Precios sin centavos.

Si ves precios sin centavos, el vendedor está enviando un mensaje: estás en un lugar e productos de alta gama. Esto implica que si tú estás preocupado por el sencillo en tu bolsillo, deberías ir a otro lugar.

3. Precios sin el signo de la moneda.

Un truco común entre los restaurantes. Algunos restaurantes dejan intencionalmente los signos de soles (o dólares) fuera de los menús. Esto hace que los clientes gasten más. En un estudio de Cornell, los invitados a los que se les dio un menú solo con números y sin signos de dólar gastaron significativamente más que aquellos que recibieron el menú con los precios en dólares con el signo o con los precios escritos en palabras.

La misma táctica ocurre en las tiendas minoristas. Cuando los productos están marcados, por ejemplo con “20”, sin el signo de dólar, los vendedores esperan que los clientes no asocien el monto con dinero y por lo tanto es menos probable que mantengan el cálculo de cuanto están gastando en la tienda.

4. El truco de 10 por US$10

Algunas tiendas empujas ofertas tipo 10 por US$10, con el objetivo de conseguir que los cientes compren artículos como sopa, cereales, etc…, de forma masiva. Pero aquí hay algo que las tiendas no anuncian: no siempre tienes que comprar en grandes cantidades para conseguir la oferta. En muchos casos, podrías haber comprado 1 producto a US$1. Es algo que vale la pena preguntar al vendedor antes de meter esos productos en el carrito.

5. Límite de producto por cliente.

Cuando las tiendas añaden límites en los productos como, “solo 4 por cliente”, engañan a los compradores haciéndoles creer que es un producto escaso, de precio barato, o ambos. También da la impresión de gran demanda. Luego te encuentras comprando varios productos cuando normalmente solo necesitabas comprar uno, para evitar perderte la oferta.

6. Promoción “gratis”.

Los vendedores saben que “gratis” es una palabra mágica. Así que lanzan ofertas como “compra uno, llévate otro gratis”. A veces nos persuaden para comprar cosas que normalmente no compraríamos. Incentivos como “Envío gratis” también nos obligan a gastar un monto mínimo por el cual compramos más.

7. Precios simples.

Precios simples, especialmente en productos susceptibles a rebajas futuras, permiten a los compradores comparar rápidamente cuánto están ahorrando. Es fácil calcular el descuento de un producto con un precio original de US$50 dólares que baja a US$35, a diferencia de un artículo que costaba originalmente US$49.97 que ahora se vende a US$34.97.

Finalmente.

Cuando escuchamos de estos sencillos trucos de precios nos creemos muy sofisticados como para creer que vamos a caer en ellos. Las probabilidades son, sin embargo, que caemos, y también lo hacen millones de otras personas. De lo contrario no se utilizarían. La psicología de las compras afectan prácticamente a todos los que compran juguetes, casas, comida, Ferraris, etc.

Saber que estos trucos existen, y que funcionan, nos pueden ayudar a superarlos y hacer de nosotros un comprador inteligente.

¿Cómo te resistes a la psicología de precios? ¿Algún otro truco en el que hayas caído? Comparte tu opinión en los comentarios o en nuestra página en Facebook.

Este artículo se publicó originalmente en el blog Money Talk News por Renee Morad.

Pronto llegará un App que te dará el control. ¡Compra bien! ¡Compra Will!

¿Deseas recibir actualizaciones de este blog y ver como avanza el proyecto Will? ¡Suscríbete!

 

 

Comentarios

comentarios